OBJETIVO

Si es de su agrado adquirir algún título de los aquí promocionados puede usted comunicarse al teléf. 7146961 o al teléf.: 01-800-832-7697 (Gratuito en México); o al teléfono 01-6677-146961 Tenemos crédito en Culiacán, Navolato y Mazatlán. Ubicados en la Ave. Jesús Terán No. 1747-3; Col. Nuevo Culiacán, Culiacán, Sinaloa, México. C. P. 80170. o al e-mail: alfonsomonarrez@gmail.com Y con gusto le atenderemos. Nuestro compromiso es cumplir con su orden

miércoles

COMPETENCIAS PARA LA VIDA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD




CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA
1 Libro. Autor: Paola Marmocchi, Claudia Dall’Aglio y Michela Zannini. Editor Gil Editores.

Trabajar con los adolescentes significa no sólo crear un servicio acogedor y competente para proporcionarles las respuestas a todas sus dudas y curiosidades, sino también para intervenir en su contexto de vida.

De esta manera, aunado a la actividad de tipo ambulatoria, el espacio para jóvenes lleva a cabo proyectos dirigidos a los adolescentes para promocionar la salud, ya sea entre los alumnos de Educación Secundaria y Educación en Bachillerato –Preparatoria-, o bien en el seno de grupos organizados o no organizados.

La educación socio afectivo y sexual (Marmocchi y Raffuzzi, 1993), la prevención del embarazo y de las enfermedades de trasmisión sexual, la educación alimenticia son los temas analizados en los encuentros con los adolescentes.

En estas reuniones, además de proporcionar informaciones, se trata de promover un intercambio y una reflexión sobre los valores, los comportamientos y las opiniones que sostienen las elecciones individuales en el campo de la salud.

Comprobada y ya consolidada, la utilización, la utilización de la metodología activa hace su aparición, y propone a los jóvenes una participación y un involucramiento directos, mientras que, durante los años más recientes se han experimentado también otras modalidades de intervención, tales como la educación entre pares, la que promueve la participación y la responsabilidad de los jóvenes en los conflictos entre ellos mismos (Lacava y Marmocchi 2002; Pellai y otros, 2002).

Otro campo de acción es con los adultos que desempeñan a diario un papel educativo en los conflictos entre adolescentes, es decir los padres de familia, los docentes, los educadores, los entrenadores deportivos: todos ellos interlocutores importantes con los cuales es conveniente colaborar para promover las modalidades eficaces de relaciones y de crecimiento (Raffuzi, Inostroza y Malmesi, 1996).

Y; de hecho, es sólo mediante un conocimiento y una mayor competencia de todo el contexto que será posible hacer frente al malestar difuso de los jóvenes y de los comportamientos a través de los cuales se manifiesta  (utilización de sustancias, trastornos alimenticios, acciones de transgresión).





La prevención de tales trastornos así como la promoción de comportamientos favorables para la salud no deben ser únicamente encargadas a expertos operadores que pueden realizar con los jóvenes encuentros informativos ciertamente no son suficientes para promover estilos de vida saludables.

Las acciones que deben de llevarse a cabo en el terreno son siempre más complejas y deben prever la integración de diversas entidades, asociaciones, instituciones, los cuáles, gracias al trabajo en conjunto y a la colaboración continua, pueden proporcionar ocasiones formativas y estímulos para el crecimiento.

Investigaciones en el campo de la promoción de la salud han hecho más evidente el hecho que la adopción de comportamientos y de estilos de vida saludables es posible para los jóvenes no sólo mediante la posesión de informaciones correctas sino también gracias a la adquisición de competencias socio-emotivas y de relación.

El encuentro de estas experiencias y reflexiones con el Programa de Competencias para la Vida de la Organización Mundial de la salud –OMS, 1994), ha dado a lugar al proyecto que se presenta en este libro: CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA, al que se anexan los materiales de trabajo utilizados y propuestos a los docentes para facilitar sus tareas de experimento de los proyectos en los grupos escolares.

Debido al interés generado por estas propuestas, hemos enriquecido las tablas con otros ejercicios, fruto de las aportaciones y reelaboraciones de otros autores y de otros experimentos; estos materiales son presentados con el fin de ofrecer estímulos y pistas de trabajo para todos aquellos que se están iniciando en este campo de trabajo tan complejo como fascinante.

El proyecto Competencias para la Vida, a pesar de haber tenido una amplia difusión en muchas naciones, ha tenido pocos encuentros en Italia (Bertini, Braibanti y Gagliardi, 1999), país en el que se llevan a cabo otros experimentos y propuestas bajo otras denominaciones tales como: educación socio – afectiva (Francescato, Putton y Cudini, 1986), educación emotiva o inserta  en proyectos de peer education o la educación entre pares (Boda, 2001).

Por consiguiente, nos ha parecido interesante unificar y proponer el recorrido realizado en base con las indicaciones de la Organización mundial de la Salud.

EN EL PRIMER CAPÍTULO DEL LIBRO: CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA; de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD así como el papel de las competencias para la vida en la promoción de la salud.

Se les define como las competencias sociales y relacionales que permiten a los jóvenes enfrentar de manera eficaz las exigencias  de la vida cotidiana, relacionándose con confianza entre ellos mismos, con los demás y con la sociedad.

Un grupo de investigadores internacionales ha definido cuáles competencias fundamentales deben promoverse entre los niños y los adolescentes:

1.- TOMA DE DECISIONES: Tomar decisiones de una manera consciente.
2.- SOLUCIÓN DE PROBLEMAS: Enfrentar y resolver los problemas de una manera constructiva.
3.- CREATIVIDAD: Encontrar soluciones e ideas originales.
4.- SENTIDO CRÍTICO: Analizar y valorar las situaciones.
5.- COMUNICACIÓN ASERTIVA: Expresarse de una manera eficaz tanto a nivel verbal como no verbal.
6.- COMPETENCIAS PARA LAS RELACIONES INTERPERSONALES: Relacionarse con los demás de manera positiva.
7.- AUTOCONOCIMIENTO: Conocerse a sí mismo.
8.- EMPATÍA: Comprender y escuchar al otro.
9.- MANEJO DE LAS EMOCIONES: Reconocer y regular las emociones de uno mismo.
10.- MANEJO DEL ESTRÉS: Conocer y controlar las fuentes de tensiones.

La adquisición de estas competencias constituye el presupuesto indispensable para promover el bienestar personal y social, para establecer relaciones eficaces, para prevenir comportamientos de riesgo en el campo de la salud.

Estos elementos constituyen la base sobre la cual se sostiene de una manera sintónica, el acercamiento teórico y cultural de las psicólogas que han conducido la experiencia, las cuales cuentan con una formación de tipo humanístico en el acercamiento enfocado sobre la persona de Carl Rogers y las cuales son reconocidas formadoras del método Gordon.

Carl Rogers (Rogers, 1980) ha puesto de manifiesto cómo las condiciones mismas que él ha analizado y experimentado como siendo necesarias y suficientes para promover el crecimiento y el desarrollo de las personales en el seno de una relación psicoterapéutica, pueden útilmente ser aplicadas a cualquier contexto que pueda definirse como una relación de ayuda, es decir a cualquier relación en la que una persona trata de facilitar el crecimiento y el desarrollo emotivo de otro ser humano: padres de familia – hijos; docente – estudiante; empleado del sector salud – usuario.

Dichas características son identificadas por Carl Rogers como empatía, aceptación positiva absoluta, congruencia.

La empatía consiste en la capacidad de comprender profundamente al otro, de “ponerse en sus zapatos” y de tratar de captar con atención, sensibilidad y respeto los contenidos emocionales y cognitivos que son expresados, sin juicios o evaluaciones de por medio.

La capacidad empática consiste no sólo en comprender al otro, sino también en trasmitir dicha comprensión, de tal manera que el otro se sienta realmente escuchado y pueda así poco a poco tener más conciencia de sus emociones para conocer y aceptar aspectos o partes de él desconocidas u olvidadas, siendo que las percibe como potencialmente peligrosas.

De hecho, es esencial, para las relaciones humanas, sentirnos realmente aceptados tal como somos, sin tener que escondernos o disfrazar lo que sentimos, ya que la aceptación positiva absoluta permite hacemos sentir totalmente aceptados, con nuestros defectos y cualidades.

Sin embargo, lo anterior no implica que el operador tenga que compartir o aprobar los comportamientos, las opiniones, los valores del otro, tan sólo que lo acepta profundamente como persona.

Y finalmente; por congruencia, Rogers entiende la necesidad por parte de quien se mete en una relación de ayuda de estar consciente de las propias miradas y de las propias emociones, sin negarlas, distorsionarlas o atribuirlas a los demás, comunicándoles con autenticidad cuando lo considera pertinente.

Solamente quien está en contacto consigo mismo puede ayudar a una tercera persona a ser cada vez más consciente de sí misma.

A partir de esta primicia teórica, Thomas Gordon (1991) propuso  un método que puede ser utilizado en la formación de diversas categorías de personas (docentes, padres de familia, adolescentes, entrenadores), mediante el cual es posible potencializar las competencias vinculadas con las relaciones humanas y la comunicación que son propuestas en el proyecto de las Competencias para la Vida.

De hecho, el método de Gordon, al ser adaptado a las distintas categorías de participantes, tiene como objetivo el desarrollo de las capacidades de escucha empática, de envío de mensajes congruentes en primera persona, y propone el método democrático para manejar conflictos de necesidades y las diferentes opciones para enfrentar conflictos de valores.

La propuesta formativa se realiza mediante una metodología de tipo activo, en la que participantes son invitados no sólo a conocer las competencias y las habilidades requeridas, sino a experimentarlas directamente gracias a los juegos, a las actividades, a los estímulos, que permiten ponerlas directamente en práctica, con el fin de comprenderlas mejor y de verificar su eficacia.

El encuentro entre estos dos modelos ha reunido muchos puntos en común: el método Gordon constituye la base del recorrido formativo de los docentes, mientras que el proyecto de las competencias para la vida permite realizar con los estudiantes de manera continua y estructurada un recorrido para facilitar el aprendizaje de las competencias relacionales y de las habilidades socio – emotivas.

EL SEGUNDO CAPÍTULO; del libro: CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA, describe el proyecto experimentando en algunas escuelas secundarias.

Dicho proyecto incluía una fase de formación de los docentes y un trabajo de experimentación con el grupo y fue llevado a cabo de una manera conjunta entre los docentes y una psicóloga.

Esta modalidad de trabajo nos ha parecido interesante para evitar que la escuela descargue todo el trabajo sobre el experto externo, quien se vería en la necesidad de asumir el manejo de una parte fundamental de la relación educativa, imprescindible en las relaciones cotidianas entre los estudiantes y su maestro.

Los docentes de otra manera, se enfrentan a situaciones de relación complejas, deben manejar conflictos, dinámicas difíciles en clase y chicos problemáticos, a menudo sin haber tenido una formación adecuada que les permite adquirir las competencias de relación y comunicativas básicas.

Por otra parte, los cursos de formación que no prevén un acompañamiento durante el transcurso de realización de los experimentos en clase, pueden despertar en los docentes un sentido de inadecuación o de preparación insuficiente, con el consecuente rechazo de nuevos experimentos o, por el contrario, abrir la puerta a experiencias poco eficaces, cuando las competencias adquiridas durante la formación no son lo suficiente profundas y están debidamente consolidadas.

En este sentido, la inclusión de un docente y un psicólogo puede garantizar una fase gradual de transición hacia una conducción autónoma por parte de los profesores y permite una retroalimentación y una reelaboración continua de los experimentos.

Hemos puesto especial énfasis en el problema de la evaluación de la eficacia de las intervenciones mediante la propuesta de instrumentos específicos de valoración, mediante la consulta de una profesora de metodología de la investigación Psicosocial de la Universidad de Bolonia.

EN LA SEGUNDA Y EN LA TERCERA PARTE del libro presentamos materiales de trabajo; la segunda parte constituye el manual del Docente o del operador que conduce el proyecto en clase.

Para cada una de las diez competencias de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, consideradas como fundamentales, proponemos.

1.- Una tabla teórica que presenta una síntesis de los principales temas relacionados con dicha competencia.
2.- La definición de los objetivos, la descripción de lo que se quisiera potencializar en los jóvenes, en términos de conocimientos, comportamientos y forma de ser.
3.- Los instrumentos a utilizar, los materiales que sirven al conductor y a los estudiantes para trabajar en relación con la competencia en cuestión.
4.- Las actividades, es decir los juegos, ejercicios, las actuaciones que el instrumento puede proponer a los jóvenes, construyendo así unidades didácticas adaptadas a la clase misma.

Se pretende, de hecho, proponer no un modelo rígido de intervención mediante actividades predeterminadas, sino una serie de materiales a utilizar de forma creativa y adaptable, según los casos, al contexto.

LA TERCERA PARTE; presenta las tablas de trabajo para el uso de los jóvenes, para cada actividad propuesta en el manual para los docentes hemos preparado una tabla para los jóvenes, la que constituye el apoyo necesario para desarrollar el trabajo y realizar una reflexión sobre uno mismo, con el fin de dar un seguimiento a la experiencia con una reelaboración cognitiva que permita integrarla y fijarla, con un afán de crecimiento que utiliza los aspectos emotivos o cognitivos del aprendizaje.

Estas tablas pueden ser seleccionadas con antelación y recopiladas para formar un cuaderno de trabajo para cada uno de los estudiantes, un diario, una huella de recorrido hecho, útil para dar continuidad a la experiencia y con el in de conservar los materiales elaborados.

Deseamos que el trabajo presentado pueda ser un instrumento útil y que pueda facilitar la experimentación, la difusión y la confrontación entre las distintas experiencias que tienen como objetivo común la promoción del bienestar de los jóvenes.

ÍNDICE:

Presentación.
Preámbulo.
PARTE 1: El proyecto: COMPETENCIAS PARA LA VIDA de la Organización Mundial de la Salud.
Capítulo 1: Desarrollo y funcionamiento de los programas de: Competencias para la vida.
Capítulo 2: Una experiencia de competencias educativas para la vida.

PARTE 2: Tablas de trabajo. Manual para el docente actividades: Dinámicas de toma de decisiones. Dinámicas de Soluciones de problemas. Dinámicas de Creatividad. Dinámicas de Sentido crítico. Dinámicas de Comunicación. Dinámicas de Autoconocimiento. Dinámicas de  Relaciones 
interpersonales. Dinámicas de Empatía. Dinámicas de Manejo de las emociones. Dinámicas de Manejo del estrés.
PARTE 3: Tablas de trabajo. Manual para los estudiantes actividades. Dinámicas de toma de decisiones. Dinámicas de Soluciones de problemas. Dinámicas de Creatividad. Dinámicas de Sentido crítico. Dinámicas de Comunicación. Dinámicas de Autoconocimiento. Dinámicas de  Relaciones interpersonales. Dinámicas de Empatía. Dinámicas de Manejo de las emociones. Dinámicas de Manejo del estrés.

CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD
1 Libro. Autor Paola Marmocchi, Claudia Dall´Aglio y Michela Zannini. Editor Gil Editores.
FICHA TÉCNICA:
1 Libro.
280 páginas.
En formato de 21.5 por 28.5 por 2 cms.
Pasta dura en color plastificada
Edición 2014
Primera edición.
Peso 985 gramos
ISBN 9786079562809
Autor Marmocchi, Claudia Dall´Aglio y Michela Zannini.
Editor Gil Editor.
DISTRIBUIDOR: ABC Ediciones
Si su agrado es adquirir está espléndida obra “CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD
1 Libro. Autor Paola Marmocchi, Claudia Dall´Aglio y Michela Zannini. Editor Gil Editores”; puede comunicarse al Teléfono: 7146961 (Culiacán, Sinaloa, México)
Teléfono: 01-800-832-7697 (gratis solo en México)
Teléfono. 01-6677-146961 (Solo en México)
Teléfono celular: 044 (Culiacán, Sinaloa, México) o 045 (México) -6671-985765
Mayor información:
Aquí en la Ciudad de Culiacán, Sinaloa, México
Avenida Jesús Terán número. 1747; Fraccionamiento Nuevo Culiacán Código Postal 80170
Entre: Bahía de Agiabampo y Bahía de San Ignacio
Sin representantes dentro; ni fuera de nuestro País
ALFONSO JAVIER MONÁRREZ RÍOS
Agradecemos a Google la oportunidad de publicar Gracias
CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD
1 Libro. Autor Paola Marmocchi, Claudia Dall´Aglio y Michela Zannini. Editor Gil Editores.



CÓMO EDUCAR LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

1 Libro. Autor Paola Marmocchi, Claudia Dall´Aglio y Michela Zannini. Editor Gil Editores.